Bávaro, Punta Cana,- El Departamento de Investigaciones Criminales (DICRIM) de Bávaro encontró en Boca Chica en horas de la noche de este lunes el cuerpo sin vida de un ciudadano ruso que se encontraba desaparecido desde el pasado 14 de noviembre.

El extranjero, identificado como Evgenii Grigorev, de 66 años, residente en El Cortesito, fue hallado amordazado, calcinado y en estado de putrefacción en unos matorrales en el municipio de Boca Chica, cerca de la base nueva de la Armada Dominicana.

Por el hecho fue detenido el nombrado Pastor Emilio Márquez, de 29 años, mientras que se encuentran prófugos los nombrados Willy y Adames, ambos de nacionalidad haitiana.

El día de la denuncia de la desaparición de Grigorev, el mismo no contestaba su teléfono, su residencia estaba abierta y había guantes desechables y guantillas de montar bicicletas en el piso, así como también pizcas de sangre en la perilla de encender las luces, además, de habitaciones desordenadas y la sustracción de un DVR y un vehículo que había rentado el extranjero, mismo que fue encontrado posteriormente en San Juan de la Maguana, según detalla el informe del DICRIM.

Allí los investigadores, encabezados por la fiscal titular de La Altagracia, Mercedes Santana, fiscal Jorge Luis Amador; teniente coronel Árias Vázquez, mayor Francisco A. De Jesús y el sargento Wascar E. Bastardo, encontraron las pistas que dieron con el paradero del único detenido hasta el momento, quien condujo hacia donde se encontraba el cuerpo del ruso.

El cadáver fue enviado al Instituto Nacional de Ciencias Forenses (INACIF) del Distrito Nacional.

En cuanto al detenido, será puesto a la acción de la justicia.