Cinco disidentes de las FARC murieron y diez más fueron capturados durante operativos militares en el departamento de Nariño, fronterizo con Ecuador, informó este viernes el Ejército de Colombia.  Militares y rebeldes chocaron en el río Iscuandé (suroeste) luego de que “un puesto de control fluvial” se percatara de la presencia de “dos embarcaciones” que al parecer llevaban “a bordo clorhidrato de cocaína y armas de fuego”, dijo a la prensa el general John Jairo Rojas, comandante en la zona.

Tras los combates fueron “recuperados ocho menores de edad”, de acuerdo al jefe militar.

“Estos menores de edad son los que vienen utilizando en la guerra y mostrándoles esa única opción de vida”, comentó el general.

Las disidencias de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) se marginaron del acuerdo de paz que desarmó al grueso de esa guerrilla en 2017.

Sin un mando unificado suman unos 5.200 miembros repartidos en diferentes regiones del país y se financian principalmente del tráfico de droga y la minería ilegal.

“Durante la operación se logró la incautación de 27 fusiles, una ametralladora, dos embarcaciones tipo flipper, una pistola (…), abundante munición y explosivos”, detalló el Ejército en un boletín.

Las disidencias hoy hacen hace parte del abanico de grupos armados con los que el gobierno de izquierda quiere dialogar para lograr su desarme en el marco de su política de “paz total”.