Reynold Georges, el abogado de Guy Philippe, ha revelado que el llamamiento a desobediencia hecho por su cliente surgió tras un intento fallido por negociar una salida pacífica a la crisis con el gobierno de Ariel Henry, y aseguró que su cliente sólo aspiraba a controlar tres ministerios clave: Justicia, Defensa e Interior.

Sin embargo, hoy, el exlíder rebelde, bajo fuerte presión en los medios por esta declaración, dio la cara para desmentir a su abogado.

Su oficina de comunicación atribuye esto a un presunto “laboratorio que intenta desviar la atención de la población de su objetivo real, que es la revolución, poniendo en peligro sus vidas”.

En otro caso, el comisario del gobierno citó a Philippe para el viernes 26 de enero por ante el tribunal de primera instancia de Fort-Liberté, donde deberá responder acusaciones de la Asociación de Pequeños Plantadores del Nordeste, que le imputa “destrucción, incendio, vías de tránsito y asociación criminal”.

Según una mensaje de voz filtrada, y confirmada, Reynold Georges, el abogado de Guy Philippe, afirma que su cliente quería tener el control de los ministerios de Justicia, Defensa e Interior.

Y asegura que había hablado sobre esto con Alix Richard, el secretario general de la oficina del premier haitiano.

Según Georges, que además es el presidente d ela plataforma Alianza para la Liberación y el Avance de Haití (ALAH), antes de lanzar su llamamiento a la desobediencia civil, el excomisario de policía, condenado en Estados Unidos tras declararse culpable de blanqueo de dinero del narcotráfico, intentaba negociar una salida pacífica a la crisis haitiana.

Georges dice que él mismo aconsejó a Philippe a negociar ese paso, sin tener que recurrir a la violencia.

Pero ahora su cliente niega la versión de haber exigido cargos a Ariel Henry.