Se trata de Miguel Angel Noyer De la Rosa,(a) Ñame, mayor de edad, quien falleció como consecuencia de herida de proyectil de arma de fuego, mientras recibía atenciones médicas en un centro de salud local.

De acuerdo con el informe preliminar, Noyer De la Rosa (a) Ñame era buscado mediante la orden de arresto No. 434-2024- TAUT00127, vinculado al triple homicidio de José De León Lara (a) El Cojo, Luis Manuel Hernández Severino y Kadafy Jecce Percival Sánchez, y de herir de arma de fuego a otras seis personas más, hecho ocurrido en fecha 15/02/2024 en sector Bella Vista, municipio El Valle de Hato Mayor.

Asimismo, tenían en su contra la orden No. 434-2023- TAUT00868, por la muerte del señor Samal Marte Jiménez, de fecha 14/10/2023, en Sabana de la Mar de Hato Mayor y la orden No. 434-2023- TAUT00590, por las muertes de los señores Fernando Santos Verás (a) Caminero y Anderson Mejía De los Santos (a) Andy, de fecha 02/04/2023, en el sector La Otra Banda, municipio El Valle de Hato Mayor.

Además, era perseguido por estar involucrado en el reciente secuestro del señor Víctor Luis Pérez López, quien había sido raptado por “Ñame “ y otras tres personas (en proceso de identificación hasta el momento), en horas de la tarde del pasado viernes 03/05/2024, en el municipio El Valle de Hato Mayor, quien fue rescatado posteriormente por agentes policiales de esta regional tras una ardua persecución. Los maleantes, en la huida, dejaron abandonado el vehículo tipo Jeepeta, marca Kia, modelo Sorento, Gris, el cual utilizaron para el secuestro, con el señor Pérez López esposado en la parte trasera del mismo, los cuales se hicieron pasar como agentes de la DNCD para cometer el hecho.

En ese sentido, dando seguimiento a dicho caso, los agentes policiales adscritos a la Subdirección Regional de Investigación (Dicrim), localizaron al sospechoso “Ñame” en el referido sector .

Sin embargo, éste, en lugar de detenerse y entregarse a las autoridades, arremetió contra los agentes que se vieron en la imperiosa necesidad de ripostar la agresión, ocasionándole las heridas que posteriormente le ocasionaron la muerte.

Tras el enfrentamiento, a “Ñame” le fue ocupado el fusil marca KG, serie ilegible, calibre 5.56 mm, con dos cargadores y (15) cápsulas para el mismo, el cual portaba sin ningún tipo de documentación y que utilizó para enfrentar a los policías actuantes y un teléfono celular marca Tecno Spark, color crema. En el enfrentamiento resultó herido uno de los agentes actuates quien se encuentra recibiendo antenciones médicas.

El cadáver del apodado “Ñame” fue remitido al Instituto Nacional de Ciencias Forenses (INACIF), para los fines legales correspondientes.