Kenia recordó ayer ante el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas las medidas urgentes coordinadas y secuenciadas que se deben tomar para que la misión que liderará en Haití tenga éxito.

En primer lugar, mencionó la necesidad de un firme apoyo multinacional con recursos suficientes, haciendo énfasis en fondos, equipamiento y logística.

En otro orden, la determinación de los líderes haitianos y de sus políticos de aprovechar el tiempo posterior al despliegue para unirse y llevar adelante un proceso político con el fin de celebrar elecciones creíbles y abarcadoras dentro de un plazo razonable.

Mencionó que se requiere de un esfuerzo múltiple coordinado entre el gobierno y las operaciones de seguridad junto a los organismos de las Naciones Unidas, a fin de respaldar los medios de vida y de fortalecer un crecimiento económico abarcador en los vecindarios más inseguros de Haití.

A medio plazo, manifestó que se debe trabajar para incluir las necesidades específicas del país haitiano en la reforma financiera internacional.

FORJAR CONFIANZA

En cuarto lugar, destacó la diplomacia y comunicaciones públicas sólidas para incluir a la sociedad civil y la empresarial con el fin de forjar confianza.

Destacó en quinto lugar que se debe cortar de raíz la entrada de armas y cortar el apoyo financiero a las pandillas delictivas en Haití.

El representante keniano dijo que hay que apoyar las capacidades del Estado en la prestación de servicios básicos a los ciudadanos más vulnerables, destacando que es clave para paliar la confianza y fortalecer el pacto social.

Sobre el sistema judicial penal destacó que debe seguir fortaleciéndose.