El nuevo primer ministro de Haití, Garry Conille, prometió este lunes que luchará «sin tregua contra la violencia y la impunidad«, un día después de que las bandas armadas asesinaran a tres efectivos de la Unidad Temporal Antipandillas (UTAG) de la Policía Nacional en el centro de Puerto Príncipe.

«Condeno enérgicamente estos actos criminales y reitero mi compromiso de luchar sin tregua contra la violencia y la impunidad. Es imperativo que los autores de estos crímenes sean rápidamente detenidos y puestos a disposición judicial», afirmó Conille en una declaración pública.

  • Instó al pueblo haitiano a cooperar plenamente con las autoridades y proporcionar información sobre el ataque sucedido en la zona de Sans Fil, en Delmas 18, porque, dijo, «la seguridad y la justicia son responsabilidades compartidas, y juntos debemos trabajar por un futuro más seguro y más justo».

«Todos debemos movilizarnos para garantizar que se haga justicia y que estos actos no se repitan jamás», indicó Conille, quien añadió que, en cuanto se forme y se instale su Gobierno, tomará todas las medidas necesarias al respecto.

Subrayó que los autores de estos actos «serán detenidosjuzgados y condenados conforme a la ley» y destacó su determinación de reforzar las medidas de seguridad para proteger a los ciudadanos y las fuerzas del orden: «Debemos asegurarnos de que quienes se dedican a nuestra seguridad estén a su vez protegidos y apoyados en el desempeño de sus funciones».

En su opinión, los hechos del domingo, frente a los cuales mostró su indignación y que condenó enérgicamente, constituyen un «acto atroz y bárbaro» y «un ataque directo contra la seguridad y la estabilidad de nuestra nación«.