El Gobierno dominicano busca RD$10,000 millones en ingresos fiscales, por medio de un proyecto de reforma fiscal que elimina “todos los incentivos y exenciones” tributarias consignadas en la Ley No.158-01, de Fomento y Desarrollo Turístico.

Con esto, el Gobierno pone en entredicho una de las columnas del desarrollo turístico nacional, en medio de una tendencia a desarrollar polos alternativos al de Punta Cana, Cap Cana, Puerto Plata y La Romana, como lo son Miches y Pedernales. En ese sentido, está por verse si, a causa del retiro de los incentivos, diversos empresarios de la industria de viajes deciden abandonar el territorio dominicano.

“El sector turístico tiene décadas disfrutando de amplios incentivos y exenciones tributarias que ya es tiempo de disminuir, respetando los derechos adquiridos. Por eso el proyecto establece que se derogan todos los incentivos y exenciones tributarias consignadas en la Ley No.158-01, de Fomento y Desarrollo Turístico”, de acuerdo con el Proyecto de Ley de Reestructuración y Actualización Tributaria, al que tuvo acceso N Digital.

Sin embargo, las empresas ya acogidas al Confotur (Consejo de Fomento Turístico) tendrán derecho a disfrutar de los beneficios tributarios otorgados, durante todo el tiempo que les falte para completar  ese plazo. Pero, “bajo ningún concepto” se prorrogarán estas exenciones ni se otorgarán nuevos incentivos o exenciones tributarias a estos proyectos.

En ese sentido, los incentivos y exenciones de la Ley 158-01 sólo podrán otorgarse a nuevas inversiones hoteleras, resorts o complejos hoteleros, por un término no prorrogable de 10 años. “Vencido este plazo no podrán renovarse”, dice el informe.

Además, las nuevas inversiones en instalaciones hoteleras, resorts o complejos hoteleros, previa clasificación del Confotur, podrán disfrutar de exenciones al 100% de los impuestos sobre transferencias inmobiliarias de los inmuebles donde serán construidas las instalaciones hoteleras, resorts o complejos hoteleros.

“También los clasificados por Confotur, tendrán la exención de un 100% de las tasas, derechos y cuotas por la confección de los planos, de los estudios, consultorías y supervisión y la construcción de las obras a ser ejecutadas en el proyecto turístico de que se trate, y la exención del 100% de los Impuestos de Importación, Selectivo al Consumo y de la Transferencia de Bienes Industrializados y Servicios (ITBIS) que fueren aplicables sobre las maquinarias, equipos, materiales, y bienes muebles que sean necesarios para su construcción e instalación y para el primer equipamiento y puesta en operación de la instalación turística de que se trata”, explicó el proyecto.

Asimismo, la exención de los impuestos sobre maquinarias y equipos necesarios para la calidad de los productos (hornos, incubadoras, plantas de tratamiento de control de producción y laboratorios, entre otros), al momento de la implantación y la exención del 50% del Impuesto sobre la Renta de las empresas turísticas acogidas de los intereses pagados por financiamientos nacionales e internacionales otorgados a las empresas que sean objeto de estos incentivos, siempre que se hayan acogido al Confotur.

Por otra parte, el proyecto plantea, para quienes se acogen a Confotur, la exención del 50% del Impuesto a la Propiedad Inmobiliaria (IPI), que grave los inmuebles donde está construidas las instalaciones hoteleras, resorts o complejos hoteleros, compensable con el Impuesto sobre la Renta. También, estarán gravados solo con un 10% de ITBIS en la adquisición local o importación de bienes y servicios y cargar a los turistas solo un 10% de ITBIS en la venta de bienes y servicios.

Igualmente, estarán gravados con el 100% del Impuesto Selectivo al Consumo en la adquisición de bienes y servicios gravados. “Sin embargo, las habitaciones hoteleras estarán exentas del 100% del ITBIS y del 100% del Impuesto Selectivo al Consumo”, estima el proyecto.

Si los legisladores aprueban este proyecto, el Confotur pasará a ser una institución de alto perfil, puesto que será la vía administrativa por medio de la cual diversos empresarios del turismo mantendrán las exenciones que han disfrutado.