El montaje de carpas y tiendas de campañas para feligreses que se quedan a dormir en el patio de la Basílica con motivo de la celebración del Día de la Virgen de la Altagracia, ya se observa en esta ciudad.

Los aires de la conmemoración no solo se sienten en la temperatura y celeridad por terminar a tiempo la Vía Sacra, que se construye en la parte frontal del visitado centro católico, sino en los trabajos a lo interno de la catedral.

El ambiente en la Basílica Nuestra Señora de la Altagracia, donde estarán concentrados los actos principales y oficiales para este domingo, encabezados por el obispo Jesús Castro Marte, con la presencia del presidente Luis Abinader, forman parte del programa principal de la celebración.

La tradicional misa del 21 de enero, cuyo tedeum se aprovecha para un mensaje y recomendaciones del obispo de la Diócesis la Altagracia en nombre de la iglesia católica, genera expectativas por la contundencia y poder de sus exponentes, convirtiendo en atención obligada sus reacciones inmediatas.

Desde hace varios días, autobuses de diversos lugares del país y de la zona de Bávaro Punta Cana, entran y salen con turistas que aprovecha para visitar el templo, ver y tocar el cuadro de la Virgen.

Centenares de devotos de la virgen también viajan a cumplir promesas que realizan en tiempos previos, sea por enfermedad, pedido de prosperidad, para familiares, problemas o situaciones superadas o que acarrean, y para lo cual ponen su fe, y hacen pedidos a Dios, vía la Virgen de la Altagracia.